El mes del Vino Chileno: Más de 400 años de tradición

BANNER Blog Laura Hartwig El mes del Vino Chileno: Más de 400 años de tradición viñedo

El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría. Caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto
Pablo Neruda

La historia de Chile registra que con la llegada de los españoles, también llegó el vino, necesario para la celebración de Misa. Desde entonces, esta bebida es parte de nuestra identidad cultural, ya que siempre ha estado presente a lo largo de la historia del país. Es por eso que la industria vitivinícola es tan importante y celebramos el Día Nacional del Vino.

Hoy en día, el vino chileno es conocido mundialmente por su gran calidad, tanto que ha sido catalogado como uno de los mejores vinos en el mundo. Dentro de los vinos chilenos, hay dos cepas que destacan: el Cabernet Sauvignon y el Carménère, ¡los favoritos! ¿Cómo no? Si la tierra de las viñas y las condiciones climáticas son perfectas para su producción. 

¿Sabías la importancia del vino en Chile? Te invitamos a descubrir el patrimonio detrás del vino chileno y por qué tenemos un día especial para celebrarlo.

¿Por qué celebramos el Día Nacional del Vino?

Septiembre es un gran mes para el vino chileno. Primero celebramos el Día del Vino a lo largo de todo nuestro país y luego, la fiesta inolvidable, ¡el 18 de septiembre! Como ya hemos dicho, esta bebida está tan arraigada en nuestra cultura que era necesario reconocerla. Es por eso que el 04 de septiembre del 2015 se firmó un decreto presidencial para conmemorar el Día Nacional del Vino.

Pero esto no se hizo sin razón, hay un por qué. La idea de este día es reconocer la importancia histórica del vino y el valor que representa para la cultura, identidad y economía de todo Chile. Considerando que la actividad vitivinícola en nuestro país es parte de nuestro patrimonio, es necesario resaltar el vino chileno como una insignia de la identidad nacional. ¿Y por qué no? Celebrarlo como se debe, ¡bebiendo y brindando!

Una historia de la tierra

Blog Laura Hartwig El mes del Vino Chileno: Más de 400 años de tradición viñedo cuadro historia del vino chileno

El día escogido para celebrar el vino chileno no es cualquiera, sino uno muy importante para los historiadores y enólogos. Fue el 4 de septiembre del año 1545 cuando Pedro de Valdivia escribió en una de sus cartas al Rey Carlos V de España pidiendo “vides y vinos para evangelizar Chile”. Dicen que este fue el punto de partida de la tradición vitivinícola de nuestro país

Los españoles trajeron cepas y vinos europeos, pero se dieron cuenta que la tierra chilena tenía perfectas condiciones para producirlos ellos mismos. Durante la época colonial, en casi todos los solares de Santiago había parrones y se producían vinos para el consumo personal. Luego, con el tiempo, esta actividad se extendió por todo el norte y parte del sur de Chile, comenzando a exportarse a países vecinos.

Todo ese tiempo, desde que los españoles se instalaron en nuestras tierras hasta mediados del siglo XIX, el sistema para cultivar seguía siendo el mismo. No fue hasta 1850 que los productores y los empresarios vitivinícolas invirtieron fuertemente en maquinarias, importación de cepas, sistemas de transporte, en la construcción de bodegas subterráneas y mano de obra y personas con experiencia calificada europea. Estas fueron las bases para la industria vitivinícola de hoy en día y el resto es historia.

La importancia del Vino Chileno en el mundo

Como dicen por ahí, todo lo que es chileno es mejor y el vino no podía ser diferente. El patrimonio vitivinícola de nuestro país se refleja en la calidad de los vinos que producimos. Por eso, actualmente el mercado internacional reconoce a Chile como uno de los mejores productores de vino, llegando a ser el cuarto lugar como exportador mundial de esta gran bebida.

Además, gracias a esta popularidad, muchos ven a Chile como un destino enoturístico para realizar la conocida “ruta del vino”. Como dijo Claudio Gay, pionero naturalista francés: “los terrenos de Chile son admirablemente a propósito para el cultivo de la viña ya sea por su naturaleza, o ya por la forma de anfiteatro que presentan sus colinas”. ¡Un paraíso vitivinícola!

Los vinos más chilenos: el rey y la cepa pérdida

Ahora, la popularidad de nuestros vinos se produjo por dos cepas particulares que se dan perfectamente en Chile: el Cabernet Sauvignon y el Carménère. Estas son las favoritas de muchos de los chilenos y nuestros amigos internacionales. 

¿Qué es lo que las hace tan populares? ¿Por qué estas cepas se dan tan bien en Chile? Aquí te vamos contando.

La uva pérdida: Carménère

Después de años de considerarse extinta, esta uva especial se volvió a “encontrar” en las tierras chilenas. Su origen es francés, sin embargo, la plaga de la filoxera, que atacó a las parras en todo el mundo entre 1860 y 1870, hizo desaparecer esta cepa y se creyó pérdida durante más de 100 años. 

No fue hasta 1991 que el ampelógrafo francés Jean-Michel Boursiquot descubrió que el Merlot producido en Chile no era 100% Merlot, sino que además, existía Carménère plantado. Así es como esta cepa se volvió un emblema nacional de nuestros vinos. Si quieres saber más de su historia, puedes revisar nuestro blog anterior donde le dedicamos toda una entrada. 

Sabiendo esto, es claro que causó furor en el mundo del vino, por ser un gran hallazgo que todos querían conocer. Gracias a las condiciones climáticas ideales de nuestro país, esta cepa pudo volver a disfrutarse. Si quieres degustar esta especial cepa, nosotros siempre recomendamos nuestro vino Laura Hartwig Single Vineyard Carménère.

Blog Laura Hartwig El mes del Vino Chileno: Más de 400 años de tradición viñedo cuadro historia carmenere la cepa perdida

Producido de los viñedos del Cuartel “Isla”, obtenemos un vino amigable, suave, versátil y de excelente calidad. Sus notas especiadas y frutales le hacen honor a esta cepa emblemática que acompaña perfectamente muchos platos pero en especial, comida chilena. 

El rey de las cepas: Cabernet Sauvignon

Blog Laura Hartwig El mes del Vino Chileno: Más de 400 años de tradición cabernet sauvignon el rey de las cepas

Otra de las cepas que más destacan en Chile definitivamente es el Cabernet Sauvignon, titulado por muchos como “el rey de las cepas”. Esta uva importada desde Francia, creció en óptimas condiciones, tanto así que se convirtió en uno de los vinos más populares de Chile.

Esta cepa es la con mayor producción en nuestro país y por lejos, la favorita en el mercado nacional e internacional. Muchos enólogos la destacan por la versatilidad que tiene al momento de producirse. Además, la fruta, estructura y taninos que ofrece hacen que sea un vino amado por los consumidores de todo el mundo.

Nuestro vino Laura Hartwig Single Vineyard Cabernet Sauvignon y Laura Hartwig Selección del Viticultor Cabernet Sauvignon son algunos de los más populares en nuestra viña. Ambos son vinos elegantes y complejos, el primero es un vino más afrutado y suave, mientras que el último es un vino más estructurado y equilibrado. ¡Perfectos para disfrutar de esta popular cepa!

Nuestra Viña: Desde 1978 aportando a la historia vitivinícola

La historia del vino chileno ha recorrido un gran camino para que la industria vitivinícola se posicione como hoy la conocemos. En el Día Nacional del Vino celebramos esta bebida que es parte de nuestra cultura y memoria colectiva. Y aunque haya pasado, siempre es un buen momento para brindar por esta gran tradición del vino que tiene más de 400 años en nuestro país.

Nosotros celebramos que nuestra viña es parte de esa historia, desde que plantamos las primeras parras en el campo en 1978 hasta 1995 que lanzamos el primer vino Laura Hartwig. Ya son más de 27 años produciendo vinos chilenos de calidad, con claro sentido de origen, a escala humana, aportando al patrimonio de Chile. ¿Ya nos has visitado? Siempre puedes desconectarte e ir al campo, disfrutando un paisaje natural y tradicional, y conocer la historia de nuestros vinos. 

¡La historia sigue, pero el mejor vino sigue siendo chileno!

 

ESP