Posted on

¿Cuánto se puede guardar un vino?

almacenamiento de vinos

El vino es un producto que tiene vida mucho después de ser embotellado y por ello es muy importante conocer cuánto tiempo es posible guardarlo, cuál es el tiempo indicado para cada vino y las mejores condiciones de conservación en cada caso. El envejecimiento de un vino es todo un proceso que más de un amante de este producto de la uva tiene muy presente a la hora de evaluar cuál llevarse a casa y cómo guardarlo una vez adquirido. Hoy queremos hacerte una breve introducción al mundo del almacenamiento del vino, para que así podamos disfrutarlo al cien por cien en el futuro.

Recuerda que no solo es llegar, comprar y guardar un vino. Debes asegurarte que primero efectivamente sea un vino para guardar y luego darle un tiempo específico más un espacio adecuado para que evolucione en la botella y envejezca bien. Esto es muy importante ya que cuando decidas disfrutarlo nuevamente, el vino mostrará la evolución de todas sus características, esas que tanto te gustaron al escogerlo.

No te asustes, ¡Tampoco es una tarea compleja! Una vez que conozcas todo lo que debes considerar al guardar tus vinos, será muy sencillo.

Factores que influyen en el almacenamiento de un vino

Como ya debes intuir, no todo es tiempo y lugar en el proceso de almacenamiento de un vino. Sí, son fundamentales y si uno de estos dos falla, no obtendrás el resultado esperado; pero también existen factores tan importantes como el que te comentaremos a continuación:

Conocer la cepa o tipo de vino

¿Cuántos vinos existen? Pregunta difícil ya que son miles. Además, una misma cepa de uva puede producir más de una variedad de vino. Un ejemplo es la cepa Pinot Noir, la cual puede producir un vino tinto ligero o cuerpo medio, y a la vez también es un componente importante del champagne y los espumantes.  

Seguramente debes tener un vino favorito, una variedad que destaque por sobre otras ya sea por su distinguido sabor, aroma o cuerpo. Este es un factor que, si bien va detrás de los principales como el tiempo y lugar, debemos considerar a la hora de almacenar el vino, ya que cada variedad puede tener sus indicaciones de tiempo de guarda.

Entre las variedades más destacadas y preferidas por los chilenos, encontramos el Cabernet Sauvignon, Carménère -la cepa emblemática de Chile- y Malbec con vinos intensos y robustos, aromas y sabores siempre interesantes.

También hay vinos de Petit Verdot y Cabernet Franc para los más osados que, al igual que los anteriores, son aptos para guardar un tiempo. El Merlot, por otro lado, un clásico de nuestro país, es frutoso y más liviano, disfrutable en cualquier ocasión, y en su caso se recomienda una guarda más corta.

uvas de la viña

En blancos para guardar destacan el Chardonnay, Viognier y vinos Late Harvest. En el caso de los vinos Sauvignon Blanc y Rosé, estos se recomiendan consumir más bien jóvenes. 

Son muchas más las variedades, claro, pero si continuáramos ¡Terminaríamos escribiendo un libro!

Lo importante es que cada uno de los vinos mencionados y de los que existen en nuestro país tienen su particularidad a la hora de ser almacenados. No se puede ignorar la cepa ni la vinificación o guarda en barrica que tuvo el vino en su producción cuando estás pensando en guardarlo más tiempo en casa. 

Otros factores menores que pueden influir en el almacenamiento son: 

  • Estilo del vino
  • Tipo y tiempo de crianza recibida por el vino por parte del productor
  • Condiciones previas de almacenamiento

¿Cómo se puede guardar un vino óptimamente?

Tras conocer los factores que debemos tener en mente cuando pensamos en almacenar nuestros vinos, llega la hora de responder las preguntas más necesarias: ¿Cómo se puede guardar un vino correctamente? ¿Cuánto tiempo se puede guardar un vino? 

Como ya lo hemos mencionado, el vino, como producto dotado de vida, tiene un ciclo ¡Así como nosotros! Y desde la crianza hasta el envejecimiento, este puede ser almacenado en barricas -usualmente en las viñas- o también en su botella en casa y este último caso es del cual queremos hablar en específico. 

barricas de guardado - viña Laura Hartwig

En muchos casos, no todos contamos con una cava de vino o vinoteca especial para su almacenamiento, por lo cual debemos encontrar el lugar adecuado dentro de nuestro hogar considerando dos factores: oscuridad y temperatura

Lo ideal es guardar los vinos en un lugar con poca luz como una bodega o debajo de una escalera, ya que el vino se daña si hay demasiada luz en su lugar de almacenamiento, sobre todo de los rayos UV del sol y el calor. Por otra parte, la temperatura del lugar de guardado debe ser estable, fresca, por ello se recomienda entre los 11°C y los 14°C y sin oscilaciones térmicas bruscas. 

La humedad también es un factor que debes controlar, quizás no de forma tan estricta como la temperatura o la luz que le llega a tus botellas de vino en el lugar que escogiste para almacenarlo, pero debes tenerlo presente. ¿Por qué? Porque si dejamos que el corcho se reseque el moho no va a tardar en aparecer. 

Finalmente, considera que para vinos tintos de larga guarda, la botella debe ir en posición horizontal, el vino en contacto siempre con el corcho.  Para vinos blancos, espumantes, rosé y tintos ligeros que serán consumidos en meses, la botella puede ir en posición vertical.

Lo ideal es que, una vez teniendo el lugar con la oscuridad, humedad y temperatura suficiente para almacenar nuestros vinos, ubiques un termómetro que permita el monitoreo permanente de la temperatura. 

Entonces, ¿Cuánto se puede guardar un vino?

Llegamos a la pregunta central, ¿Cuánto se puede guardar un vino? Y para ello hemos elaborado una lista que va desde los vinos que pueden pasar décadas almacenados y los que deben consumirse dentro de los dos primeros años desde su embotellado. Por supuesto, recuerda que los vinos que pueden ser guardados por largos años deben ser almacenados en las condiciones que hemos señalado previamente.

Busca el vino que más te gusta y prepárate para guardarlo hasta que llegue a su apogeo y puedas disfrutar de un desplante de sabor y aroma en su punto máximo.

Vino tinto

Los vinos tintos pueden guardarse según su tipo, es decir, si este es joven, reserva o gran reserva. Debes tener claro que no es lo mismo querer guardar un vino joven que un gran reserva. Fíjate en el nivel de guarda en barricas desde la viña al momento de comprar tu tinto.

Con esto presente, el tiempo ideal de guardado de estos vinos es la siguiente: 

  • Joven antes de 2 años
  • Reserva 5-10 años
  • Gran reserva hasta 15 años y más.

Vino blanco

Con menos vida que los vinos tintos, el vino blanco también tiene sus variedades jóvenes y reserva, de las cuales depende su tiempo de guardado. Estos son:

  • Joven 1-2 años 
  • Reserva 3-5 años

Vinos rosados y espumantes

Este tipo de vinos generalmente es de consumo a corto plazo. Se recomienda beberlo el año que sigue a su embotellado y a partir de eso pueden ser guardados hasta 2 años, no más. Los espumantes, con el paso del tiempo, pierden gas carbónico, por ello su corta duración.

Ahora que ya lo sabes, toma estos consejos y guarda tus vinos por el tiempo ideal, a unas condiciones óptimas, y verás cómo envejecen con gracia para poder beberlo en otro momento.

Encuentra tu pack de vinos en nuestra tienda: